Ir al contenido principal

Douglas Bar

Dr. Luis Beláustegui 2702 (Villa Santa Rita)

Estoy a punto de dejar el barrio. Subo en mi auto, pego la vuelta y lo veo. Ahí, justito en la esquina, donde todo buen bar debe estar

Fachada clásica. Algo descuidado, pero con la belleza de un café auténtico.

Entro con una sonrisa ya instalada en mi cara: la felicidad es tan fácil cuando descubro un bar.

Doble puerta vaivén, ventanas de guillotina de madera.  Persianas americanas verdes. Piso de baldosas gastadas. Mesas y sillas de madera clásicas. Manteles de cuerina. Techo despintado.

Saco fotos y un cliente me dice "ya no hay boliches así ". Le doy la razón y le cuento que escribo sobre bares.

Recuerdo haber leído la historia del nombre. En la manzana de enfrente estuvo la fábrica de cigarrillos Particulares, y en los años '50 fabricaban una marca que se llamaba Douglas. Herencia tabacalera la de este bar !

Me atiende Manuel ( o Manolo),  el dueño actual. Me cuenta que cuando se hizo cargo del bar, ese nombre ya estaba y que lo dejaron, porque estaba instalado en la gente.

Me sirve el café en vaso y al rato viene y me muestra una foto de casamiento. "Un año antes de casarme ya vine al bar" me dice. Y pienso en esa otra alianza, en la de un dueño con su café. Una alianza también amorosa y repleta de promesas (hasta que la muerte nos separe)

A esa hora somos sólo tres clientes nomás. Se entablan diálogos de mesa a mesa, en voz alta. Hay una intimidad a gritos. 

Me pregunto una vez más por qué será que me gustan los bares así, gastados, añejos y solitarios.

Una voz de infancia me contesta : es como estar en casa. O como abrazar otra vez a mi viejo. 

Me reflejo en la herrumbre.

Recupero algo. O atrapo lo que perdura. 

 Texto y fotografías: Carina Migliaccio / Bar de Fondo










Comentarios

  1. La cagaron con la barra, otro bar de este estilo es el Miramar, en Sarandí y san Juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es verdad, ese tipo de barras lo he visto en otros bares viejos, pero no es muy linda. El que mencionás, el Miramar es realmente hermoso. En ese local había antiguamente una sombrerería. Saludos

      Eliminar
  2. muy buena historia, linda narración...vivo a 4 cuadras, lo conozco, es tal cual...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario ! así que sos vecino. Me gustó mucho ese ámbito y clima auténtico. Saludos !

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Café Tortoni

Av. de Mayo 825

El café Tortoni es considerado el bar más emblemático de Buenos Aires. Escribir sobre él me parece una tarea inabarcable. Pero lo voy a hacer a mi modo. Con mi propia sensibilidad. No voy a contar todo pero voy a contar lo que significa para mí, y lo que me transmite.

El Tortoni, para mí, es fundamentalmente el lugar en donde mi papá tomaba la leche merengada más rica de la ciudad. Y esa declaración me despertaba una curiosidad infinita. Porque cuando yo era chica sólo conocía eso que decía la canción: "me da leche merengada/ ay que vaca más salada".

Pasaron varios años hasta que mi papá me llevó con él a probar la famosa leche. Y muchos años más para que yo, ya adulta, descubriese el placer de sentarme en la mesa de un bar a tomar un café. 


Esta vez vuelvo al gran Tortoni para escribir la crónica. Y lo hago una tarde en la que curiosamente no hay fila de turistas agolpados a sus puertas. Así que tengo todo el espacio y todo el tiempo para recorrerlo. 
Qué imponen…

Las Violetas

Bar de Cao

Av. Independencia 2400

Un paseo por el barrio de mi infancia. Una tarde de lluvia. Un remate en el Bar de Cao. Me parece que está muy bien tomar un café en un local fundado por dos hermanos, de algún modo cierra el círculo de lo familiar.  Pero no me voy a hacer la etérea, no señores. Hay otra fuerza que arrastra a este bar. Y son sus jamones colgando ahí sobre la barra, tan al alcance y su promesa de picadas pantagruélicas. La historia del Bar de Cao comienza en 1915 con una fonda que funcionaba en esa esquina de Independencia y Matheu. Alrededor de 1925 los hermanos Pepe y Vicente Cao, asturianos, provenientes del pueblo de San Tirso de Abres, se hacen cargo del local. Y ahí toma entonces  el nombre de La Armonía, funcionando como almacén y despacho de bebidas. Pepe manejaba el bar y Vicente el almacén. 
Durante el gobierno de Perón, una reglamentación los obligó a dividir el local en dos: por Independencia estaba el almacén y por Matheu, el bar. La separación la marcaba el mueble en…