Ir al contenido principal

Bar de Cao

Av. Independencia 2400

Un paseo por el barrio de mi infancia. Una tarde de lluvia. Un remate en el Bar de Cao.
Me parece que está muy bien tomar un café en un local fundado por dos hermanos, de algún modo cierra el círculo de lo familiar. 
Pero no me voy a hacer la etérea, no señores. Hay otra fuerza que arrastra a este bar. Y son sus jamones colgando ahí sobre la barra, tan al alcance y su promesa de picadas pantagruélicas.
La historia del Bar de Cao comienza en 1915 con una fonda que funcionaba en esa esquina de Independencia y Matheu. Alrededor de 1925 los hermanos Pepe y Vicente Cao, asturianos, provenientes del pueblo de San Tirso de Abres, se hacen cargo del local. Y ahí toma entonces  el nombre de La Armonía, funcionando como almacén y despacho de bebidas.
Pepe manejaba el bar y Vicente el almacén. 
Durante el gobierno de Perón, una reglamentación los obligó a dividir el local en dos: por Independencia estaba el almacén y por Matheu, el bar. La separación la marcaba el mueble en el que se almacenaban fideos, porotos, lentejas, arroz y azúcar que se vendía al peso, y que hoy está ubicado sobre la pared, a continuación de la barra.
Tras la muerte de Vicente en 1999, su hermano Pepe sostiene el negocio sólo 6 meses más. Y en el año 2000 cierra.

Lo que sigue es una lucha de supervivencia. Lo reabre un vecino, fotógrafo, Rosales, y lo llama El almacén. Fracasa. Lo maneja  el músico Jorge Muhary , lo llama Bar de Cao, pero no prospera.
Hasta que es administrado por el grupo gastronómico de Pablo Durán, y es reabierto en 2005 con una fisonomía que respeta el espíritu original y mantiene mobiliario.
 
El local es amplio, profundo, con mesas distribuidas con holgura. Y algo que me encanta, con muchas ventanitas individuales. Por varios rincones el cuadro es igual: una mesa, dos sillas, un ventanal. Y la inscripción de Cao pintada en los vidrios con un fileteado bien porteño.
La barra es larga, gruesa, robusta. Con tapa de mármol y frente en madera. Y detrás, muchas alacenas con botellas de época (tintos, oportos, vinos de postre) . Y destaco dos protagonistas: la cortadora de fiambres y la impresionante heladera con puertas de madera. Enamora, simplemente.
Al fondo del local, en una estantería tres objetos de colección: una caja registradora, una balanza y una máquina vieja de café.
Los pisos de mosaicos granítico, originales. Mesas oscuras, sillas haciendo juego. Aberturas de madera.
Café con budín.

Es una casa. Es una familia. Es el Bar de los hermanos Cao.

Texto y Fotos: Carina Migliaccio/ Bar de Fondo.




















Comentarios

  1. Perdón, pero ¿Cuántos años vivieron los hermanos Cao? ¿Y hasta qué edad trabajaron? Si se hicieron cargo en 1925, se sobreentiende que ya eran adultos y en 1999 murió uno de ellos. ¿Están seguros de las fechas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, las fechas son exactas. Primero vino un hermano mayor, llamado Ramón, que encontró la propiedad y la puso en marcha. Luego Vicente, nacido en mayo de 1907. Recién en 1932 se incorporó su hermano Pepe, nacido en 1912 (fallecido en 2002). Estuvo casi 70 años al frente del bar. Pero en el último tiempo también atendían sus hijas.

      Eliminar
  2. qué hermoso lugar! me emocionó la historia, me encantan los bares viejos, con ese mobiliario, con ese aire a nostalgia
    hermosas fotos, gracias por la nota, saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, compartimos el sentimiento. Saludos. Carina

      Eliminar
  3. MARAVILLOSO RELATO BIEN DOCUMENTADO Y UNA HISTORIA DE Y PARA UN CAFE EN BS. AS. U OTRO CIUDAD. ADORO LOS CAFES PARA VER PASAR LA VIDA Y HACERLA ALLI MISMO.hE USADO UNO DE lA PLATA PARA ESCRIBIR MIS PRIMEROS POEMAS Y AHORA CUENTOS. TENGO ARTS PERIODÍSTICOS SOBRE "EL CAFE" COMO IDENTIDAD , COMO MITO URBANO .PUDE VER LOS PARISINOS Y ALGUNOS MADRILEÑOS QUE SON LOS ANTECESORES. ES PRECIOSO GRACIAS POR COMPARTIR ESTRELLA TOSCANI LA PLATA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estrella, gracias por tu comentario! que interesante que hayas escrito sobre el café. Por supuesto si querés enviar / publicar algo en la fan page de Bar de Fondo, será leído y bienvenido. Saludos! carina

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Café Tortoni

Av. de Mayo 825

El café Tortoni es considerado el bar más emblemático de Buenos Aires. Escribir sobre él me parece una tarea inabarcable. Pero lo voy a hacer a mi modo. Con mi propia sensibilidad. No voy a contar todo pero voy a contar lo que significa para mí, y lo que me transmite.

El Tortoni, para mí, es fundamentalmente el lugar en donde mi papá tomaba la leche merengada más rica de la ciudad. Y esa declaración me despertaba una curiosidad infinita. Porque cuando yo era chica sólo conocía eso que decía la canción: "me da leche merengada/ ay que vaca más salada".

Pasaron varios años hasta que mi papá me llevó con él a probar la famosa leche. Y muchos años más para que yo, ya adulta, descubriese el placer de sentarme en la mesa de un bar a tomar un café. 


Esta vez vuelvo al gran Tortoni para escribir la crónica. Y lo hago una tarde en la que curiosamente no hay fila de turistas agolpados a sus puertas. Así que tengo todo el espacio y todo el tiempo para recorrerlo. 
Qué imponen…

Café Rivas

Estados Unidos 302 (esq. Balcarce)
El amor a primera vista existe, y te puede suceder en el Café Rivas. Al menos eso fue lo que sentí apenas vi su fachada: un edificio antiguo enmarcado por una santa rita fucsia, con un reloj colgante que parece invitarte a detener el tiempo con un café.

El Rivas no siempre se llamó así. En la misma locación existió antes, con parecida fisonomía, el bar Los Loros, y en la planta alta funcionaba el café concert El Nacional.  No fue declarado notable, sin embargo está en una esquina histórica, y así lo anuncia  una placa que  señala que en ese sitio se encontraba el vértice S.E del tramado urbano de Buenos Aires, en la fundación de Juan de Garay de 1580.

Una vez adentro te encontrás con un espacio íntimo y elegante. He leído varias descripciones en las que se habla de un estilo afrancesado o inglés. A mí me recuerda a los cafés de Viena  por elmobiliario de líneas curvas, su madera,laslámparas art deco y su decoración sobria.

La barra curva se extiende a lo la…