jueves, 26 de enero de 2017

Café Oviedo

Av. Pueyrredón 1384


No es un bar notable. ¿Pero quién puede pasar por sus puertas sin notarlo?
Se abre como un ventanal hacia la avenida Pueyrredón, ahí nomás de la esquina con av. Santa Fe.
Tiene cerramientos de aluminio, bien a la antigua. Y mucha fórmica, hasta en las paredes, como si fuese una gran casa rodante estacionada.

Capturás el espacio de un solo vistazo, sin embargo en un lateral hay una escalera que no exploré, que no sé a dónde lleva. Y mejor así porque puedo imaginar que debe ser por ejemplo un salón privado, o incluso el acceso a la vivienda del propio dueño del bar.

El dueño es una de las joyas del local. Porque el mozo me cuenta que es el dueño original, y que "el pibe" (así lo llama cariñosamente) hoy sigue atendiendo con sus 89 años.
Se lo ve activo, atento. Se mueve con soltura en su casaca celeste detrás de la barra,  manejando la caja. Habla con los clientes. Ordena. Está en su mundo.

El mozo está vestido de forma clásica, uniforme blanco y pantalón negro. No importa que afuera en la ciudad haya 36º de temperatura.

El bar fue fundado en 1962. En 1969 se hizo una reforma y así quedó ! 

No sé por qué me atraen tanto esos reductos simples y sin pretensiones estéticas. Me siento habitante de un viejo tiempo. Hasta degusto el café con satisfacción, como comprobando que en esa taza, le estoy dando un sorbo a la verdad.

Texto y Fotos: Carina Migliaccio/ Bar de Fondo.
















2 comentarios:

  1. Me gusta mucho descubrir estos bares viejos , con mozos de verdad (adultos de 50 para arriba, con delantal) , que tienen conversaciones de mozos clásicos (osea que siempre tienen alguna anécdota para compartir) y donde se ven detalles que nos hacen recordar a autenticas joyas del recuerdo (como ser fiambreras, jamones colgando, mucha fórmica y pizarra con precios puestos en letras de plástico pegadas). Cuanto mas cómodo se siente uno ahí que en bares nuevos sin alma y con mozos amateurs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido plenamente!! Son esos detalles auténticos los que llenan de poesía a los bares . Saludos!

      Eliminar