sábado, 31 de diciembre de 2016

Café Roma [Balvanera]

Anchorena 806 [esq. San Luis]


Tanto que dicen que todos los caminos conducen  a Roma, y resulta que en Buenos Aires hay dos bares notables que se llaman así. Uno queda en La Boca y el otro es éste, en la esquina de Anchorena y San Luis, en el barrio de Balvanera, fundado en 1951.

Llego al bar una mañana soleada y calurosa, casi a mediodía. 
Lo encuentro vacío. Me atiende el dueño. 
A mi me gustan los lugares antiguos y simples. Entonces le comento, qué lindo bar. Y él me replica un poco resignado "No hay nadie!".
Después irán apareciendo algunos clientes y otros que son vecinos que pasan a saludar, o pedir ayuda con algo doméstico y cotidiano.
Se respira un aire tranquilo y familiar.

Yo me siento en la mesa junto a la ventana de guillotina y observo ese espacio típico porteño, sin pretensiones, casi básico, que sin embargo me maravilla.
Lo que más me asombra es la doble estantería que corona sus paredes y que exhibe una colección de botellas de bebidas antiguas, algunas  ya fuera de circulación: 3 plumas, Pineral, Bol's, Cubano Padilla, Cinzano.

Un gran retrato de San martín, destaca en una de las paredes, y parece salido de un manual escolar. 
Esa mezcla me deleita: Un bar llamado Roma, en uno de los barrios más arrabaleros (estamos a pasos del Abasto), atendido por su dueño asturiano llamado Jesús y coronado por el prócer  San Martín. Y sin embargo en ese rompecabezas encuentro mi pieza, algo identitario que me convoca.

Estoy en un bar, señoras y señores. Un típico y simple bar de esquina con lo justo y necesario: mesas de fórmica blanca (que el mozo limpia con su rejilla en cuanto me toma el pedido), las sillas de madera oscura, el piso de mosaico que tiene mucho de patio, cerramientos de hierro, barra de madera , el típico cisne. 
Y tiempo  para perderse mientras la ciudad se agita tras la ventana. 











4 comentarios:

  1. Bellisimo, me recuerda a los viejos bares q alguna vez existieron en San Miguel de Tucuman, en el casco antiguo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario! Tiene un aire antiguo, es verdad. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Amo este bar de Capital y eso que soy de Burzaco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo distante a veces se vuelve lo único familiar!

      Eliminar