viernes, 2 de septiembre de 2016

Café Nostalgia



Soler 3599
Me pasó algo curioso cuando llegué al Café Nostalgia. De afuera me pareció un bar común y corriente, instalado en una esquina abierta en la que confluye un entramado de calles alborotadas. Sin embargo, todo se convirtió en otra cosa apenas empujé la puerta vaivén de madera gastada.

Entonces apareció ante mí un reducto de dimensiones pequeñas que invita, como su nombre lo indica, a la nostalgia. Una nostalgia sin prefabricar. Las cosas están, simplemente, sin parecer que hayan sido puestas adrede para crear un efecto.
El café ocupa la planta baja de un edificio de siete pisos construido por el arquitecto R. Scarpelli en 1935. El bar fue fundado en 1987, y con tan pocos años ya es considerado un Bar Notable.

Es como un pequeño baúl de recuerdos, un baúl para revolver dentro de la propia memoria emotiva.
Tiene también reminiscencias de patio de una casa antigua, con piso de mosaico, sillones de mimbre en la puerta de entrada, afuera unos toldos algo gastados, mesas de hierro despintadas. Y plantas. La vegetación cubre parcialmente las ventanas, entonces desde adentro uno puede espiar la vida urbana.

¿No les pasa que a veces uno va a un bar para buscar protección? Bueno, yo me sentía así en el Café Nostalgia: camuflada y a salvo, con la  sensación de poder pasar horas sentadas a la mesa, cobijada de la ciudad.
El lugar es cálido. La madera oscura abunda en mesas, sillas, paredes y barra. Un tonel repleto de maníes, te tienta y te invita a servirte en forma libre. Botellas de vodka que devienen floreros, flores silvestres que adornan el lugar.
Hay cuadros de referencia infantil en las paredes: un conejo de Alicia en el país controla su reloj, Snoopy duerme, Winnie the Pooh abraza a un amigo. 
Me gusta. Es un bar sin pretensiones.

Me siento en un jardín olvidado. El tiempo parece volverse elástico. Pido mi cortado. Escribo. Y al rato decido que me quiero quedar, entonces almuerzo. Y al final, cuando me voy, lo hago convencida de que voy a regresar.










2 comentarios:

  1. Hermoso lugar, muy tranquilo y cálido. Trabajaba muy cerca de ahí y era mi lugar para descansar en el recreo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcelo, gracias por tu comentario. Realmente es un café muy cálido!! saludos.

      Eliminar