Ir al contenido principal

Café Nostalgia



Soler 3599
Me pasó algo curioso cuando llegué al Café Nostalgia. De afuera me pareció un bar común y corriente, instalado en una esquina abierta en la que confluye un entramado de calles alborotadas. Sin embargo, todo se convirtió en otra cosa apenas empujé la puerta vaivén de madera gastada.

Entonces apareció ante mí un reducto de dimensiones pequeñas que invita, como su nombre lo indica, a la nostalgia. Una nostalgia sin prefabricar. Las cosas están, simplemente, sin parecer que hayan sido puestas adrede para crear un efecto.
El café ocupa la planta baja de un edificio de siete pisos construido por el arquitecto R. Scarpelli en 1935. El bar fue fundado en 1987, y con tan pocos años ya es considerado un Bar Notable.

Es como un pequeño baúl de recuerdos, un baúl para revolver dentro de la propia memoria emotiva.
Tiene también reminiscencias de patio de una casa antigua, con piso de mosaico, sillones de mimbre en la puerta de entrada, afuera unos toldos algo gastados, mesas de hierro despintadas. Y plantas. La vegetación cubre parcialmente las ventanas, entonces desde adentro uno puede espiar la vida urbana.

¿No les pasa que a veces uno va a un bar para buscar protección? Bueno, yo me sentía así en el Café Nostalgia: camuflada y a salvo, con la  sensación de poder pasar horas sentadas a la mesa, cobijada de la ciudad.
El lugar es cálido. La madera oscura abunda en mesas, sillas, paredes y barra. Un tonel repleto de maníes, te tienta y te invita a servirte en forma libre. Botellas de vodka que devienen floreros, flores silvestres que adornan el lugar.
Hay cuadros de referencia infantil en las paredes: un conejo de Alicia en el país controla su reloj, Snoopy duerme, Winnie the Pooh abraza a un amigo. 
Me gusta. Es un bar sin pretensiones.

Me siento en un jardín olvidado. El tiempo parece volverse elástico. Pido mi cortado. Escribo. Y al rato decido que me quiero quedar, entonces almuerzo. Y al final, cuando me voy, lo hago convencida de que voy a regresar.










Comentarios

  1. Hermoso lugar, muy tranquilo y cálido. Trabajaba muy cerca de ahí y era mi lugar para descansar en el recreo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcelo, gracias por tu comentario. Realmente es un café muy cálido!! saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Café Tortoni

Av. de Mayo 825

El café Tortoni es considerado el bar más emblemático de Buenos Aires. Escribir sobre él me parece una tarea inabarcable. Pero lo voy a hacer a mi modo. Con mi propia sensibilidad. No voy a contar todo pero voy a contar lo que significa para mí, y lo que me transmite.

El Tortoni, para mí, es fundamentalmente el lugar en donde mi papá tomaba la leche merengada más rica de la ciudad. Y esa declaración me despertaba una curiosidad infinita. Porque cuando yo era chica sólo conocía eso que decía la canción: "me da leche merengada/ ay que vaca más salada".

Pasaron varios años hasta que mi papá me llevó con él a probar la famosa leche. Y muchos años más para que yo, ya adulta, descubriese el placer de sentarme en la mesa de un bar a tomar un café. 


Esta vez vuelvo al gran Tortoni para escribir la crónica. Y lo hago una tarde en la que curiosamente no hay fila de turistas agolpados a sus puertas. Así que tengo todo el espacio y todo el tiempo para recorrerlo. 
Qué imponen…

Bar de Cao

Av. Independencia 2400

Un paseo por el barrio de mi infancia. Una tarde de lluvia. Un remate en el Bar de Cao. Me parece que está muy bien tomar un café en un local fundado por dos hermanos, de algún modo cierra el círculo de lo familiar.  Pero no me voy a hacer la etérea, no señores. Hay otra fuerza que arrastra a este bar. Y son sus jamones colgando ahí sobre la barra, tan al alcance y su promesa de picadas pantagruélicas. La historia del Bar de Cao comienza en 1915 con una fonda que funcionaba en esa esquina de Independencia y Matheu. Alrededor de 1925 los hermanos Pepe y Vicente Cao, asturianos, provenientes del pueblo de San Tirso de Abres, se hacen cargo del local. Y ahí toma entonces  el nombre de La Armonía, funcionando como almacén y despacho de bebidas. Pepe manejaba el bar y Vicente el almacén. 
Durante el gobierno de Perón, una reglamentación los obligó a dividir el local en dos: por Independencia estaba el almacén y por Matheu, el bar. La separación la marcaba el mueble en…

Café Rivas

Estados Unidos 302 (esq. Balcarce)
El amor a primera vista existe, y te puede suceder en el Café Rivas. Al menos eso fue lo que sentí apenas vi su fachada: un edificio antiguo enmarcado por una santa rita fucsia, con un reloj colgante que parece invitarte a detener el tiempo con un café.

El Rivas no siempre se llamó así. En la misma locación existió antes, con parecida fisonomía, el bar Los Loros, y en la planta alta funcionaba el café concert El Nacional.  No fue declarado notable, sin embargo está en una esquina histórica, y así lo anuncia  una placa que  señala que en ese sitio se encontraba el vértice S.E del tramado urbano de Buenos Aires, en la fundación de Juan de Garay de 1580.

Una vez adentro te encontrás con un espacio íntimo y elegante. He leído varias descripciones en las que se habla de un estilo afrancesado o inglés. A mí me recuerda a los cafés de Viena  por elmobiliario de líneas curvas, su madera,laslámparas art deco y su decoración sobria.

La barra curva se extiende a lo la…