Ir al contenido principal

El Banderín

Guardia Vieja 3601 (esq. Billinghurst)

Es una esquina estrecha. Sin embargo ensancha la imaginación y te hace vivir el encanto del barrio de Almagro.

El bar es chico, pero aún así tiene dos puertas de entrada. Parece un libro que se abre y que despliega sus mesas sólo para que el que entre se siente y se inspire. Y se deje llevar por la lectura de algunos pequeños carteles con inscripciones que cuelgan en sus paredes. Y por la colección de banderines, por supuesto.

Es que el nombre alude a los cientos de banderines de clubes que cuelgan sobre la barra, sobre la ventana, sobre todas las paredes formando una guirnalda deportiva que invita a una fiesta.

Y además letreros como: Si toma para olvidar, garpe antes.  O el mismísimo cartel indicador de la calle Guardia Vieja, que al estar del lado de adentro, te incita a formar juegos lingüisticos que hablan de lo viejo, de guardar, de  un recinto que conserva el pasado.
El Banderín me resulta en esta tarde un gran baúl de esos que cuando los abrís no parás de ver cosas que creías perdidas.

La fundación del café se remonta a 1923 / 29, no hay una fecha definida. Y se sospecha que antes fue una librería, dicen. 
Claro, como muchos bares, nació como almacén y despacho de bebidas, y entonces se llamaba El Asturiano.

A fines de los '50 pasó a manos de  Mario Riesco, fanático de River Plate, que poco a poco fue llenando de banderines el local, no sólo de equipos argentinos, si no también extranjeros; banderines que traía de sus viajes o que la gente le regalaba.

Es un bar cómodo, tranquilo, acogedor. La distancia corta con la barra me permite hacer el pedido desde mi mesa. Y al rato nomás llega mi cortado en vasito. 

Tengo que ser sincera, el piso luce mal barrido. Las puertas crujen. Pero nada me importa, porque parece tan ruido de otoño, tan ocre.
Y además, confieso que prefiero estos bares que dan cuenta del paso del tiempo y no esos que lucen impecables y casi anónimos como si la gente no hubiese nunca estado sentada ahí.















Comentarios

Entradas populares de este blog

Café Tortoni

Av. de Mayo 825

El café Tortoni es considerado el bar más emblemático de Buenos Aires. Escribir sobre él me parece una tarea inabarcable. Pero lo voy a hacer a mi modo. Con mi propia sensibilidad. No voy a contar todo pero voy a contar lo que significa para mí, y lo que me transmite.

El Tortoni, para mí, es fundamentalmente el lugar en donde mi papá tomaba la leche merengada más rica de la ciudad. Y esa declaración me despertaba una curiosidad infinita. Porque cuando yo era chica sólo conocía eso que decía la canción: "me da leche merengada/ ay que vaca más salada".

Pasaron varios años hasta que mi papá me llevó con él a probar la famosa leche. Y muchos años más para que yo, ya adulta, descubriese el placer de sentarme en la mesa de un bar a tomar un café. 


Esta vez vuelvo al gran Tortoni para escribir la crónica. Y lo hago una tarde en la que curiosamente no hay fila de turistas agolpados a sus puertas. Así que tengo todo el espacio y todo el tiempo para recorrerlo. 
Qué imponen…

Bar de Cao

Av. Independencia 2400

Un paseo por el barrio de mi infancia. Una tarde de lluvia. Un remate en el Bar de Cao. Me parece que está muy bien tomar un café en un local fundado por dos hermanos, de algún modo cierra el círculo de lo familiar.  Pero no me voy a hacer la etérea, no señores. Hay otra fuerza que arrastra a este bar. Y son sus jamones colgando ahí sobre la barra, tan al alcance y su promesa de picadas pantagruélicas. La historia del Bar de Cao comienza en 1915 con una fonda que funcionaba en esa esquina de Independencia y Matheu. Alrededor de 1925 los hermanos Pepe y Vicente Cao, asturianos, provenientes del pueblo de San Tirso de Abres, se hacen cargo del local. Y ahí toma entonces  el nombre de La Armonía, funcionando como almacén y despacho de bebidas. Pepe manejaba el bar y Vicente el almacén. 
Durante el gobierno de Perón, una reglamentación los obligó a dividir el local en dos: por Independencia estaba el almacén y por Matheu, el bar. La separación la marcaba el mueble en…

Café Rivas

Estados Unidos 302 (esq. Balcarce)
El amor a primera vista existe, y te puede suceder en el Café Rivas. Al menos eso fue lo que sentí apenas vi su fachada: un edificio antiguo enmarcado por una santa rita fucsia, con un reloj colgante que parece invitarte a detener el tiempo con un café.

El Rivas no siempre se llamó así. En la misma locación existió antes, con parecida fisonomía, el bar Los Loros, y en la planta alta funcionaba el café concert El Nacional.  No fue declarado notable, sin embargo está en una esquina histórica, y así lo anuncia  una placa que  señala que en ese sitio se encontraba el vértice S.E del tramado urbano de Buenos Aires, en la fundación de Juan de Garay de 1580.

Una vez adentro te encontrás con un espacio íntimo y elegante. He leído varias descripciones en las que se habla de un estilo afrancesado o inglés. A mí me recuerda a los cafés de Viena  por elmobiliario de líneas curvas, su madera,laslámparas art deco y su decoración sobria.

La barra curva se extiende a lo la…