Ir al contenido principal

Café La Poesía


Chile 502 

No entraba a La Poesía desde que tenía veinte años. La recordaba con el mismo aire intelectual y bohemio que le respiro hoy.
Cuando era adolescente yo me creía re piola por ir a este bar. Como si tan sólo por estar sentada en una de sus mesas recibiese una transfusión de inspiración.
Claro, por esa época recién empezaba mi carrera de Letras, y tenía muy idealizado el tema de los cafés y los escritores. Quien iba a pensar en ese momento que treinta años después iba a estar escribiendo sobre bares. Pero la vida a veces te devuelve tu mejor imagen.

El café La poesía fue fundado en 1982 por el poeta Rubén Derlis, representante intelectual de la generación del ’60 y por el fotógrafo José Raggi. Eligieron por intuición la esquina de  Chile y Bolívar, en la cual funcionaba hasta entonces una tintorería. El bar al poco tiempo quedó sólo a cargo de Rubén Derlis. Durante seis años consecutivos congregó a la bohemia porteña. Allí se creó el Grupo de los Siete, se gestaron los ciclos Jueves con Juglares, Martes de Poesía, Poesía 83/84.
Albergó también una historia de amor emblemática, ya que fue allí donde el  escritor Horacio Ferrer se enamoró de la artista plástica Lucía Michelli, Lulú, a quien le escribió un poema que luego fue hecho vals. Hoy una de las mesas lleva una placa de bronce conmemorativa.

La poesía cerró sus puertas en 1988. Se mantuvo diez años cerrado, hasta que en el  2009 reabrió, con nuevos dueños pero con el mismo espíritu.

El café está dividido en dos espacios conectados por un pasillo: el salón Derlis y el anexo González Tuñón. Está decorado por múltiples láminas, cuadros, diplomas, inscripciones de poetas. Es muy difícil focalizar la mirada en algo particular.
O no, me corrijo. Es imposible no focalizar la mirada en el piano que ocupa una pared del salón principal. Un piano de 1915.

Me siento entonces en una mesa junto al piano. Desde ahí observo el movimiento del bar y me dejo arrastrar por la luz un tanto amarillenta que se filtra por sus ventanales. Es la luz de una mañana algo tormentosa, pero que al amparo de la madera de las  mesas y de la barra robusta y añosa, se vuelve cálida.
No bien vuelco este pensamiento en mi libreta, se corta la electricidad en el café. ¿Habré enfatizado demasiado el tema de la luz? ¿Convoqué a algún dios de la luminaria? Por suerte ya tengo mi cortado servido. 

En La Poesía las servilletas de papel están decoradas con el logo del café: una mano que escribe con una pluma. En la era de los celulares y de las computadoras, este dibujo es un símbolo romántico y siento que me identifica por completo.
Me invade la nostalgia. Pago. Echo una última mirada al interior del bar. Salgo, para entrar, irremediablemente, en mis recuerdos.

Carina Migliaccio






















Comentarios

Entradas populares de este blog

Café Tortoni

Av. de Mayo 825

El café Tortoni es considerado el bar más emblemático de Buenos Aires. Escribir sobre él me parece una tarea inabarcable. Pero lo voy a hacer a mi modo. Con mi propia sensibilidad. No voy a contar todo pero voy a contar lo que significa para mí, y lo que me transmite.

El Tortoni, para mí, es fundamentalmente el lugar en donde mi papá tomaba la leche merengada más rica de la ciudad. Y esa declaración me despertaba una curiosidad infinita. Porque cuando yo era chica sólo conocía eso que decía la canción: "me da leche merengada/ ay que vaca más salada".

Pasaron varios años hasta que mi papá me llevó con él a probar la famosa leche. Y muchos años más para que yo, ya adulta, descubriese el placer de sentarme en la mesa de un bar a tomar un café. 


Esta vez vuelvo al gran Tortoni para escribir la crónica. Y lo hago una tarde en la que curiosamente no hay fila de turistas agolpados a sus puertas. Así que tengo todo el espacio y todo el tiempo para recorrerlo. 
Qué imponen…

Bar de Cao

Av. Independencia 2400

Un paseo por el barrio de mi infancia. Una tarde de lluvia. Un remate en el Bar de Cao. Me parece que está muy bien tomar un café en un local fundado por dos hermanos, de algún modo cierra el círculo de lo familiar.  Pero no me voy a hacer la etérea, no señores. Hay otra fuerza que arrastra a este bar. Y son sus jamones colgando ahí sobre la barra, tan al alcance y su promesa de picadas pantagruélicas. La historia del Bar de Cao comienza en 1915 con una fonda que funcionaba en esa esquina de Independencia y Matheu. Alrededor de 1925 los hermanos Pepe y Vicente Cao, asturianos, provenientes del pueblo de San Tirso de Abres, se hacen cargo del local. Y ahí toma entonces  el nombre de La Armonía, funcionando como almacén y despacho de bebidas. Pepe manejaba el bar y Vicente el almacén. 
Durante el gobierno de Perón, una reglamentación los obligó a dividir el local en dos: por Independencia estaba el almacén y por Matheu, el bar. La separación la marcaba el mueble en…

Café Rivas

Estados Unidos 302 (esq. Balcarce)
El amor a primera vista existe, y te puede suceder en el Café Rivas. Al menos eso fue lo que sentí apenas vi su fachada: un edificio antiguo enmarcado por una santa rita fucsia, con un reloj colgante que parece invitarte a detener el tiempo con un café.

El Rivas no siempre se llamó así. En la misma locación existió antes, con parecida fisonomía, el bar Los Loros, y en la planta alta funcionaba el café concert El Nacional.  No fue declarado notable, sin embargo está en una esquina histórica, y así lo anuncia  una placa que  señala que en ese sitio se encontraba el vértice S.E del tramado urbano de Buenos Aires, en la fundación de Juan de Garay de 1580.

Una vez adentro te encontrás con un espacio íntimo y elegante. He leído varias descripciones en las que se habla de un estilo afrancesado o inglés. A mí me recuerda a los cafés de Viena  por elmobiliario de líneas curvas, su madera,laslámparas art deco y su decoración sobria.

La barra curva se extiende a lo la…