Ir al contenido principal

Bar El Federal

Carlos Calvo 599 esq. Perú.

 

En un edificio de los más auténticos y antiguos de San Telmo, que data de 1864, se encuentra este entrañable bar-café.
Nació pulpería, como tantos otros de la época. Pasó también por la singular categoría de prostíbulo y casa de citas a fines del siglo XIX. Luego se convirtió en despacho de bebidas y finalmente a principios del siglo XX abre en su formato de bar.

Todo esto es historia oficial.

En mi historia privada la última vez que había estado en este bar, fue en los años '80. Había venido a escuchar música a la noche. Recuerdo el ruido de las charlas, las mesas repletas de cerveza y maní, y también recuerdo que la piba que cantaba no lo hacía mal, pero yo creía que cantaba mejor. Típico.
Hoy vine por la mañana, así que no tengo contra quien competir !! 

En la puerta del bar, un buzón que resiste el tiempo y las modas. La fachada está algo descuidada, es verdad, pero rezume pasado.
A esta hora no hay música en vivo, pero hay espectáculo. 

El espectáculo es el bar mismo. Como un pequeño teatro. Con su hermosa barra coronada por un medio arco de madera tallada, con detalles de vitraux y un reloj antiguo. Con el pibe  que corta fiambre en vivo (si, para mí es un show). Con sus infinitas botellas antiguas exhibidas en una repisa, se ven polvorientas pero tan bellas. Con sus baldosas originales desgastadas. Sus mesas de madera marcadas. 

Hay una mezcla de paseantes ocasionales porteños, de turistas y de vecinos. Una vieja vestida de batón se me acerca y me pregunta si es barato comer acá. Yo no puedo ayudarla con ese tema , porque estoy tomando sólo un cortado, así que la mando a pedir una carta. Sigue su curso hacia la barra y se pone a hablar con una camarera. 
Y todo es tan familiar. 

Dicen que en este bar sucedieron algunos hechos escalofriantes. El descubrimiento de huesos de víctimas de la fiebre amarilla, cuando estaban cavando  para instalar la barra del bar. O que en otro siglo la hija de uno de los dueños fue asesinada por su novio celoso.

A mí para leyenda me alcanza con mirar el logotipo del bar: la figura de un federal uniformado. Con eso y con el barrio, ya tengo un trampolín impresionante para imaginar escenas de patriotas, carruajes, amores, luchas, calles adoquinadas, luz de luna, noches porteñas. 

Bueno, se ve que este café me pegó demasiado fuerte. Así que visítenlo con precaución. Puede ser que les despierte emociones incontrolables.









 




Comentarios

Entradas populares de este blog

Café Tortoni

Av. de Mayo 825

El café Tortoni es considerado el bar más emblemático de Buenos Aires. Escribir sobre él me parece una tarea inabarcable. Pero lo voy a hacer a mi modo. Con mi propia sensibilidad. No voy a contar todo pero voy a contar lo que significa para mí, y lo que me transmite.

El Tortoni, para mí, es fundamentalmente el lugar en donde mi papá tomaba la leche merengada más rica de la ciudad. Y esa declaración me despertaba una curiosidad infinita. Porque cuando yo era chica sólo conocía eso que decía la canción: "me da leche merengada/ ay que vaca más salada".

Pasaron varios años hasta que mi papá me llevó con él a probar la famosa leche. Y muchos años más para que yo, ya adulta, descubriese el placer de sentarme en la mesa de un bar a tomar un café. 


Esta vez vuelvo al gran Tortoni para escribir la crónica. Y lo hago una tarde en la que curiosamente no hay fila de turistas agolpados a sus puertas. Así que tengo todo el espacio y todo el tiempo para recorrerlo. 
Qué imponen…

Bar de Cao

Av. Independencia 2400

Un paseo por el barrio de mi infancia. Una tarde de lluvia. Un remate en el Bar de Cao. Me parece que está muy bien tomar un café en un local fundado por dos hermanos, de algún modo cierra el círculo de lo familiar.  Pero no me voy a hacer la etérea, no señores. Hay otra fuerza que arrastra a este bar. Y son sus jamones colgando ahí sobre la barra, tan al alcance y su promesa de picadas pantagruélicas. La historia del Bar de Cao comienza en 1915 con una fonda que funcionaba en esa esquina de Independencia y Matheu. Alrededor de 1925 los hermanos Pepe y Vicente Cao, asturianos, provenientes del pueblo de San Tirso de Abres, se hacen cargo del local. Y ahí toma entonces  el nombre de La Armonía, funcionando como almacén y despacho de bebidas. Pepe manejaba el bar y Vicente el almacén. 
Durante el gobierno de Perón, una reglamentación los obligó a dividir el local en dos: por Independencia estaba el almacén y por Matheu, el bar. La separación la marcaba el mueble en…

Café Rivas

Estados Unidos 302 (esq. Balcarce)
El amor a primera vista existe, y te puede suceder en el Café Rivas. Al menos eso fue lo que sentí apenas vi su fachada: un edificio antiguo enmarcado por una santa rita fucsia, con un reloj colgante que parece invitarte a detener el tiempo con un café.

El Rivas no siempre se llamó así. En la misma locación existió antes, con parecida fisonomía, el bar Los Loros, y en la planta alta funcionaba el café concert El Nacional.  No fue declarado notable, sin embargo está en una esquina histórica, y así lo anuncia  una placa que  señala que en ese sitio se encontraba el vértice S.E del tramado urbano de Buenos Aires, en la fundación de Juan de Garay de 1580.

Una vez adentro te encontrás con un espacio íntimo y elegante. He leído varias descripciones en las que se habla de un estilo afrancesado o inglés. A mí me recuerda a los cafés de Viena  por elmobiliario de líneas curvas, su madera,laslámparas art deco y su decoración sobria.

La barra curva se extiende a lo la…