Ir al contenido principal

La embajada

Santiago del Estero 88

 

Tiene más de 100 años. Nació en 1907 como despacho de bebidas. En 1963 un inmigrante asturiano comenzó a gerenciarlo. Hoy atiende uno de sus hijos.
Eso. Pero sobre todo el aspecto de bar olvidado.
Entro a las 19 hs. y el lugar amenaza con cerrar pronto. La persiana está semi baja y la puerta  está apoyada en la barra lista para ser colocada.
Pregunto si tengo tiempo de tomar café, y me dicen que sí, que cierran dentro de una hora más o menos.
Hay pocos clientes, todos hombres, todos habitués. Me siento en una de las mesas junto a la ventana, como si me intención fuese espiar la noche urbana, pero no, lo que quiero es espiar el interior de ese espacio amplio, despojado y bastante decadente.
Me doy un tiempo para inspeccionar con la mirada y descubro la belleza dentro de lo rústico: la barra de estaño y revestida de cuatro tipos de mármoles, unos grifos con forma de cisne que ya no se usan, la cartelera con letras adosadas al terciopelo que indican el menú.
No hay mucha decoración:  un toro, algunos afiches de España y fotos en blanco y negro. Y los ventiladores.
En el verano vine con una amiga que me acompañó en mi itinerario, pero no pudimos quedarnos, porque era tanto el calor y el olor a humedad que optamos por ir al Starbucks de la esquina.
Pero esta tarde volví y entré. El clima más fresco fue mi aliado. Y pude saborear la simpleza de un ambiente con historia y sin pretensiones. 
Hago tiempo hasta que me parece inminente el cierre. Llega la familia del dueño, entran sus hijos, lo abrazan. Se va el cliente que antes estaba acodado en la barra. 
Pido que me cobren. Saco fotos, mentales y de las otras.
Dentro de un rato un amigo presenta un libro cerca de acá. Brindo metafóricamente con mi cortado por la literatura viva, y porque en cualquier mesa de bar puedan surgir palabras que llenen de ficción este mundo.







Comentarios

  1. Qué ganas de conoce"La embajada". Cuando vaya a Baires iré y te imaginaré escribiendo estas palabras.
    El detalle del corazón en la puerta de la persiana, las cadenas de las persianas, los pisos, el roble, los percheros... cuánta vida contenida, cuántas historias que vuelven a ser leídas en estas paredes!! Gracias, Cari!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el corazón en la puerta es un antídoto contra la soledad Maguita!!

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Café Tortoni

Av. de Mayo 825

El café Tortoni es considerado el bar más emblemático de Buenos Aires. Escribir sobre él me parece una tarea inabarcable. Pero lo voy a hacer a mi modo. Con mi propia sensibilidad. No voy a contar todo pero voy a contar lo que significa para mí, y lo que me transmite.

El Tortoni, para mí, es fundamentalmente el lugar en donde mi papá tomaba la leche merengada más rica de la ciudad. Y esa declaración me despertaba una curiosidad infinita. Porque cuando yo era chica sólo conocía eso que decía la canción: "me da leche merengada/ ay que vaca más salada".

Pasaron varios años hasta que mi papá me llevó con él a probar la famosa leche. Y muchos años más para que yo, ya adulta, descubriese el placer de sentarme en la mesa de un bar a tomar un café. 


Esta vez vuelvo al gran Tortoni para escribir la crónica. Y lo hago una tarde en la que curiosamente no hay fila de turistas agolpados a sus puertas. Así que tengo todo el espacio y todo el tiempo para recorrerlo. 
Qué imponen…

Bar de Cao

Av. Independencia 2400

Un paseo por el barrio de mi infancia. Una tarde de lluvia. Un remate en el Bar de Cao. Me parece que está muy bien tomar un café en un local fundado por dos hermanos, de algún modo cierra el círculo de lo familiar.  Pero no me voy a hacer la etérea, no señores. Hay otra fuerza que arrastra a este bar. Y son sus jamones colgando ahí sobre la barra, tan al alcance y su promesa de picadas pantagruélicas. La historia del Bar de Cao comienza en 1915 con una fonda que funcionaba en esa esquina de Independencia y Matheu. Alrededor de 1925 los hermanos Pepe y Vicente Cao, asturianos, provenientes del pueblo de San Tirso de Abres, se hacen cargo del local. Y ahí toma entonces  el nombre de La Armonía, funcionando como almacén y despacho de bebidas. Pepe manejaba el bar y Vicente el almacén. 
Durante el gobierno de Perón, una reglamentación los obligó a dividir el local en dos: por Independencia estaba el almacén y por Matheu, el bar. La separación la marcaba el mueble en…

Café Rivas

Estados Unidos 302 (esq. Balcarce)
El amor a primera vista existe, y te puede suceder en el Café Rivas. Al menos eso fue lo que sentí apenas vi su fachada: un edificio antiguo enmarcado por una santa rita fucsia, con un reloj colgante que parece invitarte a detener el tiempo con un café.

El Rivas no siempre se llamó así. En la misma locación existió antes, con parecida fisonomía, el bar Los Loros, y en la planta alta funcionaba el café concert El Nacional.  No fue declarado notable, sin embargo está en una esquina histórica, y así lo anuncia  una placa que  señala que en ese sitio se encontraba el vértice S.E del tramado urbano de Buenos Aires, en la fundación de Juan de Garay de 1580.

Una vez adentro te encontrás con un espacio íntimo y elegante. He leído varias descripciones en las que se habla de un estilo afrancesado o inglés. A mí me recuerda a los cafés de Viena  por elmobiliario de líneas curvas, su madera,laslámparas art deco y su decoración sobria.

La barra curva se extiende a lo la…