Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2016

Cortado en el Café del Lector

Café del Lector

Agüero 2502El nombre completo es Macedonio, café del lector. Y está en los jardines aledaños a la Biblioteca Nacional, en la llamada Plaza del Lector que fue inaugurada en 1998.

La plaza ocupa el predio que antes era pura maleza, en la esquina de Agüero y Av. Las Heras. 
Apenas entrás por Las Heras, te topás con una rayuela grabada en sus baldosas, y ahí nomás te largás a soñar.

El café está rodeado de árboles. No es un bar notable, pero tiene encanto.
Hace algunos años, la primera vez que visité el café, un mago pasaba mesa por mesa  y asombraba con sus trucos. Fue la única vez que vi a menos de un metro de distancia como alguien doblaba una cucharita de plata con su mente.
Esta vez volví con una amiga, y si bien no hubo truco, hubo magia.

Es un bar querible, a pesar de que no tiene una fisonomía particularmente bella.
Lo mejor está afuera. En el contexto de plantas y luces. En la silueta de la biblioteca como telón de fondo. En las exposiciones temporales que se presentan el la plaza. En …

Cortado en Tabac

Caffé Tabac

Av. Libertador 2300 esq. Coronel DíazMuchos estaban expectantes. Otros ya estaban resignados a una posible pérdida. Yo esperaba que resurgiera.
Es que el famoso Caffé Tabac se mantuvo cerrado durante un año y medio. Amurallado. Tapiado. Y en silencio.

Debo confesar que no era habitué del café, pero crecí viéndolo en esa esquina emblemática y tomando de vez en cuando un cortadito en sus mesas.

Era un café clásico, típico de los '80 y '90, con mucha clientela famosa (escritores, actores, deportistas, empresarios) y también un café de barrio.
Para mí particularemente  tenía un sesgo de levante, aunque nunca levanté a nadie ahí !  En mi imaginario trazaba una ruta canchera, onda Isidoro Cañones que hacía de  La Biela, Tolón, Rond Point y Tabac un circuito piola y seductor. En fin, uno suele etiquetar todo.

Y finalmente reabrió. Entonces me fui a visitarlo. Ya no era el mismo. No hay mesas pequeñas de mármol, ni sillas verdes, ni cortinados ni tulipas. Pero a mi me parece que está her…